logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

La lucha es por las niñas

Que lo diga él que es premio Nobel de la paz y exvicepresidente de los Estados Unidos puede que haga que el mensaje entre en las cabezas duras y misóginas de nuestra dirigencia política y social.

Al Gore, como parte de su conferencia “Pensando en verde” (Thinking Green) dijo este jueves que la mejor manera de luchar contra la superpoblación, y por ende contra la pobreza y su impacto sobre el medio ambiente era invirtiendo en educación para las niñas, empoderando a las mujeres como entes socioeconómicos, proveyéndolas de métodos anticonceptivos eficaces y adaptados a su cultura y reduciendo la mortalidad infantil, para que las familias no necesitaran tener muchos hijos para conservar con vida unos pocos.

En la misma tónica se inscribe la campaña El efecto “niña” (“The girl effect”) que busca concienciar al mundo de que el fin de la pobreza comienza dando oportunidades a las niñas, para que no sean iletradas, no se embaracen, no contraigan sida y no se reproduzca el modelo una y otra vez en los países en vías de desarrollo. La edad clave: los doce años. Ése es el momento a partir del cual, plantea la campaña, ya no se podrá dar marcha atrás.

Estudios sugieren que las niñas que han tenido al menos 7 años de escolarización retrasan por 4 años el matrimonio y tienen 2 hijos menos. Otros informes dicen que las mujeres económicamente activas invierten el 90% de sus ganancias en la familia, en lugar del 30 ó 40% que ponen los hombres. Aún así, de los 130 millones de menores de edad fuera del sistema escolar, el 70% son niñas. (Todos los datos salen de http://thegirleffect.org/)

Hay que poner atención. No se puede perder más tiempo. Los pocos datos que tenemos indican que la acción de la sociedad entera es urgente. En la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, un registro tomado por ginecólogos y ginecólogas de esa institución entre enero del año pasado y abril de éste arrojó que 570 niñas de 14 años, o menos, llegaron embarazadas, un promedio de 38 cada mes.

En un país donde se sigue viendo la violencia de género como un asunto “pasional”, donde se legisla sobre el cuerpo y la sexualidad de las mujeres sin tomarlas en cuenta y donde las niñas sufren los peores maltratos y negligencias no se podrá jamás alcanzar los objetivos del milenio, ni ninguna otra cosa. Despertemos. Urge.

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

No Comments

Post a Comment

twenty − sixteen =