logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

Cuando falla la sociedad completa

Cristian Fernández es un niño de 13 años que pronto podría ser condenado a cadena perpetua. Ha confesado haber matado a su hermanito de 2 años y abusado sexualmente de su hermanita de 5. Todos dicen que es un monstruo, que no merece ser juzgado como menor de edad. Ese niño, al que FoxLatino atribuye tener “parientes en República Dominicana”, tiene una historia que explica cómo una sociedad completa se hace cómplice de la tragedia.

La madre de Cristian, Biannela Susana, lo tuvo a los 12, producto de una “relación” con un adulto de 20 -Antonio Fernández- que dijo hace poco a periodistas que Biannela, a sus 11 años “me buscaba, no me dejaba tranquilo” y que él solo le dio “el amor y afecto que no recibía de su madre”, por cierto una adicta a las drogas. Antonio Fernández, registrado por delito sexual (sí, porque tener sexo con una menor es violación), desapareció de la vida de Cristian desde que entró a la de Biannela Luis Galarraga- Blanco, un hombre que golpeaba y abusaba sexualmente de Cristian y que se suicidó pegándose un tiro delante de los dos hijos que procreó con Biannela, en el momento en que la policía iba a buscarlo precisamente con cargos de abuso infantil hacia el chico.

Todos vieron el entorno de abuso y nadie hizo nada. Vecinos, parientes, autoridades dejaron que se construyera un infierno que terminó como comenzó: con violencia.

En estos últimos días, una joven fue acusada de complicidad en el asesinato de su madre. Ella y su padre sostenían una relación incestuosa. Una adolescente de 14 confesó haber degollado a su abuela de 94 años. Una niñera fue condenada a 20 años por haber violado a una niña de 5 que estaba a su cuidado. Un diputado que violó a una jovencita fue acusado por la familia, que le había extorsionado, cuando este decidió no pagar. Vendieron a su hija.

No estamos tan lejos, como sociedad, del caso de Cristian. Más vale que abramos los ojos y actuemos.

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

1 Comment

  • Hanelly Wilson

    May 6, 2012 12:29 pm
    Reply

    Ante este tipo de circunstancias me surje la interrogante _como se puede juzgar el comportamiento de una persona, en este caso un menor, cuando ha crecido en una familia donde el respeto, seguridad y amor no son la base de la convivencia sino todo lo contrario? Entiendo que al final, las acciones del presente vienen condicionadas por el pasado tenebroso que le toco vivir y que haciendo este tipo de cosas( violación,asesinato,etc) es que desatan toda la furia y frustración de su interior.

    Nuestra sociedad esta corrompida, frustrada y cada dia mas actos como esto demuestran que debemos tomar medidas drasticas para enderezar lo que esta torcido como madres, hijas,amig@s.

Post a Comment

three × 1 =