logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

Una pequeñita estrella y su inmensa luz


No haré el intento de traducir literalmente lo que la NASA reportó sobre una estrella con un nombre tan poco romántico como EV Lacertae. Si desean ver lo que significan esas explosiones que de vez en cuando ocurren también en nuestro Sol (les dicen erupciones solares, otro feo término, y pueden ser millones de veces más fuertes que una bomba atómica) pueden visitar Wikipedia o la misma NASA

Me concentraré en la magia de esta estrella, en la poesía de su luz, que bien podría llamarse Amor, esa palabra declarada por los humanos como la más bella del idioma castellano.

Después de verla, me provoca cerrar los ojos e imaginarme cerca (aunque sin sentir el calor ni el ruido de la explosión), levitando entre goces y sueños con matices.

Esta joven y pequeña estrella destelló mucho más que el Sol, un astro más maduro y grande (y que creemos tan inigualable). Los científicos de la NASA lo pusieron en términos muy coloquiales cuando dijeron: “una estrellita debilucha es capaz de un poderoso puñetazo (a tiny, wimpy star is capable of packing a very powerful punch)”. Esta estrella, al lado de nuestro Sol, que es un señor de mediana edad, es una bebé. Su juventud, lo revuelto de su interior, su capacidad de girar velozmente son las claves de su despliegue de color, que sería tema obligado para la paleta impresionista. Ya me imagino a un Claude Monet contemporáneo haciendo de EV Lacertae su nueva catedral de Rouen

Les dejo con su imagen que, si lo piensan, hace girar la mente, y deja una lección importante: no siempre ni el más grande, ni el más poderoso, ni el más “consagrado” tiene la luz más brillante.

Crédito de la imagen: Casey Reed/NASA

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

1 Comment

  • Luijo

    May 22, 2008 7:25 pm
    Reply

    “[N]o siempre ni el más grande, ni el más poderoso, ni el más “consagrado” tiene la luz más brillante”.

    No pudiera ser más cierto ese mensaje…

Post a Comment

fifteen − thirteen =