logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

Pausar para pensar… y hacer

La vida está llena de ciclos que nos convocan a detenernos, reprensarnos y avanzar. Hay que crecer o perecer – en el intelecto, en los sentimientos, en la capacidad de ser persona.
Luego de casi cuatro meses de una necesaria pausa de enriquecimiento profesional, mis ojos vuelven a posarse en la realidad de este pedazo de isla. ¿Qué ha cambiado en este corto periodo de oxigenación? Yo.
Sumergidos como estamos en nuestro día a día, y en especial en esta vorágine de supervivencia, olvidamos con frecuencia la madera de que estamos hechos. Cuáles son las prioriodades, para qué se vive la vida. Si de algo sirve el privilegio de poder pausar para pensar, es para darse cuenta de lo fácil que es perder el aprecio por el silencio, por la lectura que solo sirve para enriquecer el alma (y no para algún proyecto técnico o de carrera), cómo nos olvidamos del inestimable valor de la conversación pausada, entre amigos, de lo sano de la curiosidad infantil que todos llevamos dentro, de lo necesario para el bienestar de una caminata de paseo, sin miedo.
Pausar para pensar puede ser lo que nos esté faltando de cara a este 2016 que se avecina.
No se necesita un sabático –aunque ayuda– para darnos cuenta de que si no enderezamos el rumbo se nos hace invivible el país. Tal vez no sea demasiado tarde.
Para comenzar, podríamos plantearnos como meta pensar, para luego actuar en consecuencia, sobre qué podríamos hacer para construir una sociedad que respete la vida de las mujeres. Cómo hacer para que no sigamos siendo ciudadanas de segunda categoría condenadas a morir porque otros ejercen el control sobre nuestros cuerpos y acciones.
Podríamos pensar, y actuar en nuestro entorno, en qué medidas podríamos tomar para comenzar a ver y tratar al “otro” – ese que nos asusta por diferente, por “raro”, por ajeno– simplemente como a otro ser humano.
En esa pausa necesaria para pensar, cosa de robarle unos minutos a cada día, podríamos comenzar a hacer ajustes en nuestra propia existencia. Andamos corriendo siempre, detrás de nada, o tal vez de algo que no logramos aprehender.
Pausemos y pensemos, para caminar hacia una vida mejor.  

María Isabel Soldevila

<p>Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.</p>

No Comments

Post a Comment