logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.
padres matan hijos

La tragedia de padres que matan a sus hijos

Matar a un hijo debe constituir el acto más destructivo y de más violencia que existe. Este abril cierra con el luto terrible de una cadena de execrables filicidios que sacuden cada fragmento de humanidad que nos queda.

Los periodistas presenciamos horrores que nos van anestesiando el alma. Hemos visto como se desangran nuestros hogares con los feminicidios, pero ahora, en este abril, criminales decididos a destruir a las mujeres que juraron amar ejecutaron sobre sus propios hijos e hijas la saña que nos hemos acostumbrado a ver caer sobre ellas.

El 13 de abril, un hombre de 33 años ahorcó a sus dos hijitos, una niña y un niño de tres y cuatro años respectivamente y luego se suicidó.

La madrugada del 19 de abril, un hombre de 39 años estranguló a su hija de 12. Dicen los reportes que el asesino trató de justificarse diciendo que su hija lo abofeteó cuando la emplazó a confirmar si estaba embarazada. Otros informes publicados dicen que la madre acusó al padre homicida de haber embarazado a la niña.

El 25 de abril, un hombre de 30 años mató de un tiro en el pecho a su pequeño de cuatro añitos. El asesino, de 30 años, se quitó la vida. Trató también de matar a su ex compañera y al padre de esta.

El 26 de abril, un hombre de 46 años, con pasmosa serenidad, según el recuento de vecinos, envenenó a una hija de 16 años e intentó estrangular a otra de 11 años, que se resistió a ingerir el veneno que casi mata a su hermana. Se salvaron por la intervención de los vecinos, que temían ser afectados por las llamas que salían de la casa donde las tenía encerradas.

Todos estos hombres son o eran jóvenes. Todos buscaban herir a las mujeres con quienes habían procreado a sus víctimas. Todas esas mujeres los habían dejado.

La comunidad, el entorno, quedaba en “shock” ante los crímenes, en un país donde en el 67.4% de los hogares se usa el castigo físico o psicológico para “disciplinar” a los hijos.

¿Qué falta para que hagamos de esto una prioridad?

María Isabel Soldevila

<p>Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.</p>

No Comments

Post a Comment