logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

El culto al rey y los ojos del pueblo

Los reyes tenían un influjo poderoso sobre sus súbditos porque se creía -o querían ellos que se creyera- que su misma presencia en el mundo era designio de Dios. Los reyes eran superiores, eso propugnaban sus lacayos, una casta aparte, ejemplares de divinidad descendidos a la tierra.

El pueblo tenía ojos, ojos grandes, que veían el aura nauseabunda de esos monarcas mediocres. Por eso los reyes tenían bufones para que bridaran por ellos, para que hicieran que otros levantaran las copas en su honor y se emborracharan de ignorancia. Por eso, porque se creían dioses, tenían siervos que reían de sus chistes malos, armadas de fieles que les seguían al despeñadero sin pensar, imbéciles que hacían fila para besar sus manos y tener un segundo cercanía con un poder más alto.

Como eran “divinos”, los reyes de otros tiempos hacían lo que les venía en gana. Daban cuanto su generosidad quería, y quitaban al pueblo todo aquello que deseaban. Les robaban las tierras, el oro, las mujeres, los hombres, los hijos… el orgullo, la esperanza, la dignidad, la vergüenza. Era su derecho, eran dioses en la tierra.

Algunos de esos reyes preferían la sangre: acribillaban al adversario, anulaban cualquier asomo de disidencia con la espada y la pólvora. Otros preferían la podredumbre, y corroían almas y sueños fomentando la avaricia y el odio. Compraban corazones y lealtades que valían lo que un baúl o un cargo en el reino pudiera contener.

Todavía hay quienes creen que el pueblo tiene vista corta. Que no conoce a los aspirantes a reyes ni a sus lacayos de fétidos efluvios. Pero la gente sabe más de lo que los reyes creen… y a algunos los decapita, con o sin guillotina.

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

3 Comments

  • Patricia Polanco

    December 27, 2008 3:17 am
    Reply

    Que pena el brindis que mandara a hacer el jefe de la policia. No nos salva ni el chapulin colorado… Es una barbaridad! Nunca pense que en nuestros tiempos ibamos a ver acciones que eran practicas habituales en epocas pasadas. Luego de mas de 4 decadas de democracia es muy triste ver estas cosas.

  • Tulio José Mateo

    December 27, 2008 1:18 pm
    Reply

    Esos reyes, aparentes divinidades en la tierra, lo saben… ellos aparentan creer que el pueblo tiene vista corta, pero también guardan temor en el abismo de sus almas, porque ni ellos ni sus lacayos de fétidos efluvios pueden contener la rabia ácida de la gente con sangre de tierra roja que guarda el celeste como el límite.

    No hay por qué bajar la cabeza…

    Hoy -siento yo- debemos cruzar el horizonte.

  • El Poeta

    January 6, 2009 2:01 pm
    Reply

    Sin querer se me arruga el alma, se estremece mi cuerpo, y se deslizan por mi mejilla dos lagrimas, haciendo surcos en mi cara y van a caer al mar de la desilusión. Tiempos de anarquía, dolor y pasmo mental. Audiencia que ignora que ellos son el show, para la realeza de estos tiempos. Aun cuando el escudo dice: “Dios, Patria y Libertad” tres palabras tan poderosas, puesta en una sociedad que vive de hipocresías.

Post a Comment

two × two =