logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

Diálogo de creatividad

El arte y el periodismo tienen mucho en común. Para que existan en su plena expresión, se necesita libertad. Para que sus mayores joyas se creen hacen falta confl ictos y una convicción de que el statu quo debe ser retado.
En las sociedades en que nada está dado, en las que la seguridad social, la educación, la canasta básica, el respeto a la vida y las leyes no están garantizados, la creatividad queda a la vez aplastada por el rodillo de la lucha cotidiana y elevada por la necesidad de catarsis.
En República Dominicana, tierra, entre otras muchas cosas, de músicos, pintores, poetas y periodistas, la realidad parece haber sido secuestrada por problemas centrales que no evolucionan. Ayer sumamos un feminicidio al rosario de sangre que nos tiene entre los cuatro países donde más mujeres son asesinadas por ser mujeres, según la CEPAL. Van cinco en 10 días que tiene el año 2016.
Mientras en países de la región se sacude la poblaciónhasta hacer saltar del gobierno a fi guras cimeras, nuestra desarticulada sociedad civil, cansada de luchar todas las luchas, hace esfuerzos enormes por mantener cadenas humanas que denuncien la corrupción, la necesidad de un Estado laico en que la religión no dicte leyes, mejor uso de los recursos de todos, cumplimiento de la ley, protección para el medio ambiente, entre otras muchas causas.
República Dominicana podría ser un excelente escenario para que el arte y el periodismo se conjugaran en un diálogo innovador que lleve, con nuevas formas de discurso, los mensajes que necesita nuestra democracia en desarrollo para fortalecerse y hacerse más participativa. Más allá de las elecciones.
Con una abstención muy cercana al 30% en los pasados comicios presidenciales, aun baja en comparación con países más desarrollados en los que llegan a ser la mayoría quienes no acuden a las urnas, y un estimado de al menos unos 700,000 nuevos votantes, la parte electoral parece lo suficientemente fuerte luego de tantas traumáticas experiencias.
Pero, ¿ejercemos a plenitud la expresión del pensamiento cuestionador que debería animar nuestro trabajo y fomentar más democracia? ¿Estamos los periodistas nutriéndonos del arte para ser mejores en nuestro ofi cio? ¿Están los artistas del país mirando con ojos críticos la realidad que les rodea para parir ese arte que tranforma, al transgredir lo establecido? Parece, al menos, una conversación necesaria, para salvarnos de las necedades de la cotidianidad que asfi xia… aunque parezca una tontería.

María Isabel Soldevila

<p>Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.</p>

No Comments

Post a Comment