logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

“Cuando me llamaron por haberme ganado el Pulitzer estaba comiendo concón”


Por Sarah Leyla Puello, para listindiario.com

SANTO DOMINGO.- Así fue, de veras. Junot Díaz comía concón con habichuelas cuando recibió la llamada que lo convertiría para siempre en el primer dominicano en la historia en ganar el Pulitzer. El más prestigioso premio estadounidense de literatura, periodismo y música.

En ese memorable momento se define – como se revelan los rasgos de los personajes de una novela – todo lo que es Junot Díaz, y todo lo que exitosamente refleja “La breve y maravillosa vida de Oscar Wao”, la novela que resultó ganadora el pasado 8 de abril.

Junot está entre aquí y allá, entre el concón y el sushi, entre el español y el inglés; pero a pesar de eso se considera “conconero hasta el final”: “si no como arroz en el día, no encuentro que haya comido”.

De modo que dentro de esa identidad binaria cabe la redefinición tanto de la dominicanidad como de lo que representa el premio Pulitzer. El escritor, quien estará de visita a partir del 30 de abril para la Feria del Libro, explicó que para los dominicanos, él no es lo suficientemente dominicano, mientras que para los norteamericanos lo es demasiado.

Sin embargo, al reorientar ambos elementos en una sola novela y en un solo premio se crea un nuevo espacio donde la dominicanidad deja de ser únicamente terreno de lo que pasa aquí en la isla y en los barrios de Nueva York. Junot Díaz ha logrado engendrar un espacio literario de reconocimiento internacional a través de un mundo completamente original que gira entorno a un dominicano.

El mayor reto para Junot Díaz fue pues crear un universo accesible para el público aun manteniendo “todas esas malas palabras, toda esa violencia, todo ese nerdism”; y que además fuera aceptado por los lectores anglófonos a pesar de que el protagonista no fuera el héroe tradicional, valiente y americano. “Imagínate”, expresa Díaz, “yo escribir una novela sobre dominicanos, sobre un dominicano, que ni dominicano es realmente; más bien, sobre un dominicanyork”.

Ese mundo especial y creíble reconocido en los grandes escritores de la historia universal, se debe al poderoso engranaje entre las características de los personajes y el lenguaje empleado para darles vida.

Oscar, el obeso y ávido lector de novelas góticas; Belinda la madre con un oscuro pasado trujillista y Yunior el narrador mujeriego, son personajes que surgieron del interior creativo de Díaz sin imitar ningún perfil real de las personas que lo rodean, dice, pero sí habiendo vivido muy dentro de la cultura inmigrante en los Estados Unidos. En particular lo marcó la dualidad política que separó su infancia entre el trujillismo y el izquierdismo:

“Mi papá era militar y era medio trujillista. Mi mamá era de esa generación de Trujillo y de Balaguer, pero ella nunca, nunca, nunca, hablaba de esa historia. Yo me crié en un ambiente dominicano que era sumamente izquierdista. Mucha de la gente que vinieron (sic.) aquí a los Estados Unidos, lo hicieron para tratar de evitar esa violencia trujillista o balaguerista. Entonces yo me sentí como que ok, yo tenía a Trujillo en la casa, pero fuera, con los amigos, los vecinos, los conocidos, todos ellos fueron gente de la izquierda”, explica.

De una manera voluntaria o involuntaria, el dualismo que circunda la vida de todo inmigrante también ha envuelto la manera del escritor hablar en su diario vivir y en sus obras. Junot Díaz habla en una mezcla de inglés y español; un tipo de criollismo que trasciende el empleo calculado de los dos idiomas conocido como “Spanglish”, para convertirse en un idioma propio, parte misma de su identidad.

Sus dos obras publicadas, “Drown” y “The Brief and Wondrous Life of Oscar Wao”, inmortalizan este criollismo y Junot Díaz entiende que más que un proceso innato, escribir con una mezcla de idiomas es complicado. Explica: “la cuestión es preguntarse cuánto inglés puede aguantar el español y cuánto español puede aguantar el inglés” antes de escucharse forzado. “Diría que es algo alquímico, que se aplica gota a gota”. “Pero oye”, prosigue, “tratar de elaborar una forma de hacerlo en un libro [la mezcla], y plantearlo de manera interesante, es algo muy difícil, porque hablarlo, hablar de forma mezclada, es más fácil que escribirlo”.

El mundo real del escritor se nutre constantemente de una mezcla no solamente en lo que le gusta leer, pero también en la realidad actual del mundo globalizado. Es por esto que con este libro era su ambición crear una obra donde pudiera “alcanzar la realidad dominicana, latina y del mundo, especialmente los jóvenes, donde se están mezclando no solamente un idioma, sino muchos”.

Sin embargo a pesar del gran éxito que ha tenido la novela desde su publicación (ha ganado otros tres premios), su autor mantiene un grado de pesimismo que oscila entre el fukú y el zafa de la historia de Oscar Wao, la de cualquier inmigrante dominicano en un barrio de Nueva York. Feliz y sombrío, Junot Díaz aún mira su novela ganadora y se dice a sí mismo: “Coñ…yo creo que no te conozco”.

Traducción
Junot Díaz ha supervisado al equipo que tradujo la novela encabezada por la cubana Achy Obejas. A pesar de que entiende que mucho se pierde en la traducción, está convencido de que se hizo lo posible por elevar el dinamismo narrativo de la obra en español al mismo nivel que la original.

“Es difícil agarrar la esencia de este juego entre el inglés y el español cuando tú lo traduces todo al español”, dijo. Sin embargo, elogió el talento de la traductora, quien es una especialista en los dialectos del Caribe y que logró identificar los manerismos del español.

“La breve y maravillosa vida de Oscar Wao” debe llegar al país la próxima semana a Cuesta Centro del Libro.

Más de Junot
Junot parece transitar por el mundo de la literatura tratando de explicarse la vida. Comenzó a leer cuando era niño buscando la manera de entender cómo él y su familia llegaron a Estados Unidos. Así mismo escribió “The Brief and Wondrous Life of Oscar Wao” buscando comprender a una comunidad.

Aunque no tiene mucho tiempo para leer en la actualidad, dijo que acaba de terminar la novela de Samuel R. Delany, Dark Reflections, la historia un poeta homosexual afro-americano que se debate entre la soledad, la represión sexual, el miedo y la dificultad de ser un artista.

Contra Hillary
En cuanto a la política norteamericana, Junot reiteró su aversión hacia la candidata demócrata Hillary Clinton, incluso como personaje para una novela: “Yo no sé si tengo el talento de describir a alguien como Hillary Clinton. Es como surreal ella. Ella es tan cínica. Sólo quiere ganar las elecciones. No le importa el pueblo, para nada. Ella será George Bush parte dos”.

En cuando a Barack Obama, dijo que no lo ve como un gran cambio, pero sí como la mejor opción. “Él no es de mi talla, no creo que vaya a salvar a nadie ahora”.

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

No Comments

Post a Comment

11 − nine =