logo
Journalism and Communications are my passion. A multitasker with meaningful experience in news management and content strategy, my goal is to work in a multicultural and innovative environment. Now in Brussels.

Antesala de la cobertura electoral


Las elecciones del próximo día 4 de noviembre han invadido el imaginario norteamericano. En los aeropuertos, las pantallas anuncian los últimos informes de CNN sobre un John McCain que lucha por repuntar en los últimos días de la que ha sido una carrera por la presidencia larga y agotadora, pero emocionante y llena de un populismo que raya en el realismo mágico latinoamericano (y eso que América Latina ha estado fuera del debate).
“I am David Moyer and I approve this message” (Soy David Moyer y apruebo este mensaje) dijo, ante las risotadas de los pasajeros por la notoria burla a los anuncios de campaña, el aeromozo de American Airlines luego de su discurso de agradecimiento por volar con esa tan “especial” aerolínea, donde ahora hasta las galleticas se pagan (otro día hablaremos de la validez y sostenibilidad del modelo de negocios de American Airlines y su capacidad de competir en base a su pasado monopólico y no a un modelo de calidad total, ¿verdad profesor Garritan?). Pero hoy la noticia es que he llegado, luego de 10 horas y tres aviones, a Albuquerque, Nuevo Mexico, un estado tradicionalmente republicano, que se inclina ahora, como otros muchos hacia el candidato que proclama el cambio como norte: Barack Obama.
El camino ha sido, cuando menos, muy interesante: en el tradicionalmente odioso aeropuerto de Miami, todos los guardias de inmigración aduanas sonrieron con un dejo de simpatía y otro de irónica curiosidad cuando respondí a la pregunta: “¿Cuál es el propósito de su viaje?”. Decir “vengo a cubrir las elecciones”, éstas que todos han calificado de históricas porque lo son, hizo el milagro de arrancar sonrisas de esos oficiales.
Lo demás está por verse. Desde el avión pude ver el paisaje petrolero e inhóspito de Nuevo México. Compartí fila con un Navajo que venía de Washington, D.C. y comencé a ver gente nueva para mí. Ya, de los periodistas que venimos de todo el mundo, alcancé a juntarme con otros dos hispanos: Juan Camilo Maldonado, de El Espectador de Colombia y Juan Fernando Lara Salas, de La Nación de Costa Rica. Anda entre nosotros también Zhang Dawei, del Legal Daily de Beijing y todo promete que no serán noticias las que faltarán en esta aventura periodística. Espero que estén pendientes y opinen, y pregunten, y me digan qué les interesa saber de esta campaña.

María Isabel Soldevila

Journalist, Communication Specialist, woman, mother, partner, I am building myself every single day.

1 Comment

  • Laura Marte Araujo

    October 31, 2008 10:28 pm
    Reply

    Lo único que puedo pensar al leer esto es que… cómo me gustaría vivir de mis letras como tú! Felicidades. Veo que tu carrera te permite a la vez viajar y conocer gente…

Post a Comment

seven + twenty =